Nota del editor – Ornitología Colombiana

F.Gary Stiles

Un año de cambios

Este último año ha visto varios cambios para Ornitología Colombiana. Por mi parte, decidí que después de 15 años y 15 números de la revista, ya había cumplido mi ciclo como Editor General y que ya era hora de mi retiro. Afortunada y oportunamente, apareció la persona ideal para ocupar esta posición: Andrés Cuervo, con amplia experiencia como autor prolífico, evaluador juicioso y dos años como un Editor Asociado ejemplar de la revista. No tengo duda de que Andrés dará un nuevo impulso a Ornitología Colombiana, manteniendo en alto su calidad científica y reforzando su posición de una de las revistas ornitológicas más significativas de Sudamérica. Le doy una bienvenida cordial a Andrés y le aseguro que mi retiro no significa mi desaparición: estaré siempre dispuesto a colaborar en lo que esté a mi alcance. Como Andrés estará tomando cargo de los manuscritos a partir del número 16, es a él a quien los autores con manuscritos en proceso o para presentar deben enviar sus comunicaciones (siempre con copias a la Coordinación de la ACO).

En este momento quiero enfatizar que el éxito y prestigio que ha alcanzado Ornitología Colombiana no hubiera sido posible sin el apoyo incondicional de las Juntas Directivas de la Asociación de Ornitología Colombiana, el Consejo Editorial de la revista y en los últimos años, un grupo dedicado de Editores Asociados. También ha sido indispensable la ayuda de una serie excepcional de Coordinadores de la ACO, y debo agradecimientos especiales a Loreta Rosselli, quien manejó la publicación de la revista en la página web de la ACO durante diez años, y en los últimos años, a Tatian Celeita por su entusiasmo y eficiencia en mantener en orden las comunicaciones pertinentes de la revista (a pesar de un Editor a veces algo despistado), y por su efectividad como diagramadora de los últimos números. También les doy mis gracias a los evaluadores de las contribuciones por sus comentarios constructivos que lograron mejorar muchos manuscritos y llevarlos a los estándares internacionales que buscamos alcanzar. Finalmente, agradezco la confianza de los autores cuyos manuscritos hemos publicado, especialmente por su paciencia y dedicación en realizar los cambios recomendados por los evaluadores.

Otro cambio en el manejo de Ornitología Colombiana este año es la política de diagramar las contribuciones aceptadas y publicarlas en la página web de la Asociación a partir de la fecha de su aceptación. Esto permite que los autores tengan sus contribuciones accesibles para consultas y citación sin tener que esperar hasta que el número de manuscritos aceptados justifiquen los costos de la publicación formal de un nuevo número. Esperamos que esto haga más atractiva la revista, especialmente para los autores jóvenes que recibirán más puntualmente el reconocimiento de sus contribuciones y así un estímulo para seguir publicando los resultados de sus investigaciones. Otro detalle es que decidimos poner en práctica ahora es el cobro por página publicada a los autores con contribuciones aceptadas. Estos cobros se emplearán exclusivamente para la producción de un número reducido de copias en papel de cada número que se enviarán a bibliotecas y museos nacionales e internacionales, un requisito indispensable para mantener el número ISSN de la revista y sustentar las descripciones de nuevos taxones como lo exige la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica. Estos costos de impresión y aún más, el envío de estas copias representan el mayor gasto asociado con la publicación de Ornitología Colombiana.

En fin, además de los cambios y la publicación de este número, hay que decir que el proceso editorial ha sido excepcionalmente complicado durante este año. Se acentuaron las demoras en encontrar evaluadores, obtener sus evaluaciones y finalmente recibir versiones mejoradas según las recomendaciones de éstos para poder tomar la decisión final sobre su aceptación. Se unió a este problema la desaparición de un Editor Asociado sin rastro alguno y su remplazo después de meses de intentos infructuosos en restablecer comunicación. Varios autores se demoraron muchos meses o hasta años en producir nuevas versiones de sus contribuciones evaluadas; al fin, una serie de comunicaciones estimulantes (léase insistentes) de la Coordinadora produjo un pequeño alud de manuscritos aceptables que nos permitió cerrar con éxito este número 15. Desafortunadamente, a lo largo de los años varios autores nunca respondieron a tales comunicaciones, obligándonos a relegar sus manuscritos a la melancólica categoría de “manuscritos caducos”, para los cuales se requerirá que sus eventuales presentaciones vengan como nuevos manuscritos que tendrán que entrar de nuevo a todo el proceso editorial. Finalmente, admito mi carga de culpa por algunas demoras, ocasionadas en parte por una serie de viajes y salidas durante este año.

A pesar de estos inconvenientes, creo que este numero 15 ha seguido fiel a los objetivos de la revista: mantener su dimensión internacional de estándares, estimular a autores jóvenes a producir contribuciones que alcancen este nivel mediante las evaluaciones de un grupo de revisores de varios países (y en el proceso, atraer autores de diferentes países a considerar a Ornitología Colombiana para sus manuscritos), y mostrar a la comunidad internacional la cantidad y calidad de trabajos ornitológicos que se producen en el país. Creo que la publicación de los títulos de las tesis, una innovación de Ornitología Colombiana desde su principio, ha sido importante en permitir a varios tesistas recibir el estímulo de retroalimentación de otros científicos. Una de mis mayores satisfacciones a lo largo de estos años ha sido el número de autores jóvenes que ha seguido publicando en ésta y otras revistas reconocidas.

Agradecimientos

Como siempre, quiero agradecer a los evaluadores de las contribuciones de este número por sus esfuerzos: Laura Agudelo, Nick Athanas, Jorge Avendaño, Carlos Bosque, Gustavo Bravo, Dusǎn Brinkhuisen, Daniel Cadena, Diego Calderón, Andrés Cuervo, Juan Freile, Harold Greeney, Daniel Klem, Sergio Losada, Miguel Moreno, Vitor Piacentini, Robert Ridgely, Loreta Rosselli, Gary Stiles y Ralf Strewe. Muchas gracias también a Tatian Celeita por su orden y eficiencia en las comunicaciones y diagramación impecable, y a los Editores Asociados Andrés Cuervo, Sergio Losada y Loreta Rosselli por su trabajo, que facilitó el mío en tomar las decisiones editoriales.

ventas-aco

En la actualidad, la revista ORNITOLOGÍA COLOMBIANA es ampliamente reconocida por la descripción de especies nuevas e información relevante para la conservación de las aves en el país.  Cuenta con la indexación en buscadores de artículos como Scopus y tiene presencia en las bibliotecas de más de 20 instituciones nacionales e internacionales. Esto le permite a la revista, a sus artículos y principalmente a los autores visibilidad y reconocimiento profesional.

Lo invitamos a publicar! Recuerde que para los socios ACO no hay costo por la publicación. Para quienes todavía no son socios ACO existe una tarifa por cada pagina final publicada que se usa para soportar los gastos asociados a la diagramación, impresión y envío.

Encuentre las instrucciones para autores y tarifas en el siguiente link:

http://asociacioncolombianadeornitologia.org/instrucciones-para-autores/

Contribuya a la revista, publicando o asociándose y apoyando otras iniciativas de la Asociación Colombiana de Ornitología – ACO.

Dudas? escribanos a revista.ornitologia.colombiana@gmail.com